Trabajadora Edil fue sentenciada pero no pasó nada en Chongoyape

Pisotean la ley

Un pueblo chico el infierno es grande y eso es lo que al parecer sucede exactamente en este distrito chiclayano donde presuntamente las leyes valen menos que un comino, precisamente porque no existe la autoridad competente que las haga cumplir o que al menos castigue su incumplimiento. Como parte de la investigación que inició LA VERDAD, ante presuntas irregularidades que se habrían cometido en la municipalidad local, se conoció que una trabajadora edil había sido sentenciada por el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria; sin embargo, a pesar de ello continuó trabajando como si nada hubiese pasado y encima con el cargo de “Jefe de personal”, lo que al parecer habría sido más que suficiente para que la mencionada servidora estatal pueda – incluso – firmar cheques junto al subgerente del área de tesorería José Chirinos Dávila.
De acuerdo al documento que obra en poder de LA VERDAD a Glinda Isabel Pinedo de Marcedanoro se le siguió un proceso por el delito contra la administración pública, en la modalidad de peculado doloso en agravio del Estado, representado por la Municipalidad Distrital de Chongoyape, y contra la fe pública en la modalidad de falsificación de documento privado en agravio de la misma institución.
Es por ello que en la resolución número 017 del 17 de junio del 2014 en su artículo tercero se dispuso imponer a Glinda Isabel Pinedo de Marcedanoro la pena de tres años y seis meses de pena privativa de la libertad suspendida en su ejecución por el pediodo de prueba de un año, además de un año y seis meses de inhabilitación para ejercer cargo técnico contable y ciento ochenta días multa, equivalentes a 450 nuevos soles que se pagarán en base al artículo 44 del Código Penal que dice que “la multa deberá ser pagada dentro de los diez días de pronunciada la sentencia”.
Pero además se le estableció unas normas de conducta como comparecer personal y obligatoriamente al juzgado para informar y justificar sus actividades los fines de cada mes y reparar los daños ocasionados por el delito; es decir, pagando la totalidad de la reparación civil en los montos y plazos establecidos.

Lo extraño
Sin embargo, a pesar de esta sentencia, al parecer Glinda Isabel Pinedo de Marcedanoro cuenta con un ángel protector que le permitió continuar trabajando en la municipalidad que encabeza el alcalde Agustín Lozano Saavedra. Pero además de ello, ostentó el cargo de jefe de personal y llegó incluso a firmar cheques, como se aprecia en algunos que obran en poder de LA VERDAD de fecha 30 de junio, 30 de octubre y 31 de octubre del año pasado. En todos aparece además la firma de José Chirinos Dávila, subgerente de tesorería. Incluso en uno que se paga a sí mismo por un total de 11,385 nuevos soles.
Como dato adicional podemos mencionar que Glinda Isabel Pinedo de Marcedanoro también se desempeñó como jefe de Servicios Públicos.


EL DATO

Glinda Isabel Pinedo de Marcedanoro es una persona muy cercana no solamente al alcalde Agustín Lozano sino también al presidente regional Humberto Acuña, tal como se aprecia en la fotografía que se muestra en su Facebook personal o al menos en el Facebook que aparece a su nombre.


 

También te puede interesar...