SIN ANESTESIA

La situación se está poniendo color de hormiga en una entidad del Estado, donde los trabajadores tienen información que demuestra todas las barbaridades que han estado cometiendo los que se creían salvadores y no son más que estafadores que no duraron ni solo día y se mandaron a mudar como ratas… Como dijo un trabajador, esos limeñitos creían que los provincianos eran cholitos o caídos del palto, pero se encontraron con tremenda realidad y les faltó patitas para largarse por donde vinieron… Pero hay más. Dicen que las secretarias de una oficina donde también desfilaron jefes que son verdaderos ineptos, están recontra asadas, porque al último de ellos no se le ocurrió mejor idea que darle la llave a un chibolo que se cree el dueño de la municipalidad y ni siquiera ha acabado el colegio… El patita, que no sabe ni vestirse y tiene bastantes poses de amanerado, acostumbra llegar en horas de la tarde, se mete a esa oficina y se pone travieso en las máquinas de las damitas, donde se guarda información bastante delicada. Cuidado nomás vaya a terminar siendo cierto lo que dijo un “extranjero” sobre el plancito que tenían algunos para fabricar documentos y luego terminar ensartando a las propias autoridades… Hablando de este patita, nos escriben desde la lejanía para pedirnos que le trasmitamos a los chamberos a tener mucho cuidado con su proceder, porque incluso el tigre estuvo metido en un feo roche de hurgo agravado. Además, como no le dieron el cargo se dedicó a rajar de lo lindo de la actual gestión, a pesar que estuvo metido hasta el tuétano en la comisión de transferencia… Lo bueno – dicen – es que es un patita que le gusta polemizar, tiene argumentos para pelear, pero cuando se cansa simplemente manda todo a la m… y se manda a mudar. Al punto que nunca ha durado más de tres meses en una chamba y termina peleándose hasta con sus propios clientes. Todo un caso el loquito, dijeron por ahí… Pero eso no sería todo. Algunos recién se enteran que los contratados ganan suculentos sueldos y por simplemente no hacer nada de nada. Uno de estos casos es el de una flaquita que acostumbra ponerse arisca con las autoridades judiciales, a las que un poco más y las manda a volar por interrumpir sus llamadas. Hay otra que la pescaron metida en el Facebook y le tienen foto que presentarán en su debido momento. Una en cambio fue captada mientras veía una novela a través de un canal on line, sin imaginar que era grabada desde un rinconcito. En fin… Cambiamos de tema. En una conocida empresa hay un patita que apenas se levantó la huelga metió a trabajar a todos sus familiares. Si hacen un repaso, ahí están bien atornillados desde primos hasta cuñados, pero a los verdaderos trabajadores los ha dejado de lado, al punto que un gordito ricotón se ha dedicado a hacer taxi para ganarse sus frejoles. Cuidado chamberitos, cuidado con dejarse sorprender que estamos en plena campaña electoral y varios solamente han sido utilizados y ya les llegarán a pedir el voto. No sean gafos. Chau.

También te puede interesar...