SALVAJADA ESCOLAR

Lo ocurrido semanas atrás en un exclusivo colegio de la ciudad de Chiclayo no solo genera rechazo, sino también deja muchas situaciones por analizar y hasta lecciones por aprender.

No solo respecto al pobre nivel de valores que hoy en casa se aprenden, y que incluso alcanza a la institución educativa, donde no necesariamente se tiene que tener una posición económica para demostrar una formación educativa de calidad.

Conozco a muchos adolescentes y jóvenes, cientos – en realidad- que aun no teniendo los recursos para formarse en una institución de prestigio gozan de una riqueza espiritual inculcado en el hogar por sus padres, sumado a un excelentísimo nivel de aprendizaje, aun habiéndose instruido en instituciones del Estado.

Como padre que soy entristece ver cómo los jóvenes de hoy en día, modernos se les dice, lejos de aprovechar la ‘abundancia’ que les ofrecen sus padres, malgasten su tiempo en diversiones intrascendentes y participando de situaciones obscenas y hasta violentas como las que hoy el Ministerio Público investiga contra un grupo de ellos, donde plenamente se ha identificado a sus autores y esperamos reciban una sanción penal por ello.

Situaciones como estas debieran ser cuidadosamente analizadas por los padres en casa y los docentes en las escuelas el próximo año, para evitar que honras como la del menor afectado se vean dañadas por otros cuantos que solo hacen gala de su escaso nivel formativo y valorativo.

También te puede interesar...