¿Qué se vaya?

A pesar que no ha podido ser confirmado, ha corrido como reguero de pólvora que un regidor de la Municipalidad Distrital de José Leonardo Ortiz va a plantear de manera oficial que el alcalde Epifanio Cubas Coronado dé un paso al costado y permita una reorganización total en una entidad que con el paso de los meses fue perdiendo vitalidad administrativa y sobre todo el respeto de los empleados y obreros, que ante la falta de autoridad y decisiones acertadas, recurren a los paros y las huelgas para manifestar sus desacuerdos o exigir el cumplimiento de los compromisos pactados con antelación. Lastimosamente para el pueblo, sobre todo el cansado de errores y desaciertos, hace algunos meses se decidió que los procesos de revocatoria de autoridades pueden plantearse a partir de su tercer año de gestión, lo que quiere decir que recién en el 2017, el distrito de José Leonardo Ortiz podría empezar a evaluar si es que decide revocar a Cubas, obviamente si los resultados siguen como hasta hoy. Sin embargo, mucha gente – y sobre todo algunos regidores que ahora están desencantados con su cabeza de lista – no está dispuesta a esperar que el tiempo siga transcurriendo y los problemas se sigan agudizando en un distrito que gestión a gestión se ha ido pudriendo en el sentido figurado, porque a pesar de las ideas frescas y los esfuerzos que puedan hacerse, sigue sumergido en el caos, la tugurización, el desorden y más, lo que hace casi imposible pensar que el futuro pueda ser promisorio. A ello hay que agregar que el riesgo de una contaminación o un atentado a la salud, está a la vuelta de la esquina, porque es justamente en cada esquina donde se aprecia basura, bolsas con desechos y restos orgánicos que por acción del sol y el calor empiezan a descomponerse, generando un olor nauseabundo y haciendo que el tránsito de los vecinos sea cada vez más fastidioso, porque obviamente lo que se respira en la calle no es nada, pero nada agradable. Si como dicen los regidores, el mismo alcalde ha cometido errores en sus decisiones, debería ser el mismo Cubas el llamado a corregirlos o enmendarlos; de lo contrario, JLO podría afrontar – ahorita nomás – un nuevo pleito, pero esta vez para dejar al empresario sin su sillón de alcalde.

También te puede interesar...