¿MILITANTES POR CONVENIENCIA?

Las declaraciones vertidas por el ahora ex Gobernador Político del distrito de José Leonardo Ortiz, William Crisanta, sobre la masiva renuncia de militantes del Partido Nacionalista en Lambayeque por el simple hecho de que no se les otorgó un puesto de trabajo, pone en tela de juicio su comportamiento respecto a la conveniencia que se tiene al momento de formar parte de las organizaciones políticas en nuestro país.

No será la primera ni la última vez que se registren hechos como estos, pero sí, este tipo de situaciones, como el renunciar porque no haber alcanzado un cupo en tal o cual institución del Estado, pinta el hecho como un acto de piconería y nuevamente conveniencia, porque – sabido es que ante un nuevo proceso eleccionario en el 2016 – a todos ellos los veremos anclar en otras agrupaciones políticas de su elección, sin importarles la ideología partidaria que profesaron y que al menos así lo hicieron creer.

Esto también deja como lectura la actitud de aprovechamiento de la clase política frente a la necesidad que puedan tener sus seguidores o militantes, de ofrecer algo que no van a cumplir solo por satisfacer su capricho de gozar de la simpatía de todos ellos.

Militantes, los de antaño. Y aunque se me critique, pero alcanzar esta condición – hoy en día- es estar esperanzado en un puesto de trabajo, en convertirse en un adulón del candidato, hasta que este gane las elecciones. Si ello no ocurre, los volveremos a ver como a los nacionalistas.

También te puede interesar...