“COYOTE” YA DUERME EN EL PENAL DE CHICLAYO

PJ  ordenó que sindicado cabecilla de “Los Sicarios del Norte” permanezca recluido 18 meses mientras duran investigaciones preliminares 

.

.

CHICLAYO. Aceptado el pedido de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Organizada de Lambayeque, para que el sicario Luis Franklin Medina Cubas (a) Coyote” cumpla el mandato de 18 meses de prisión preventiva en el Penal de Chiclayo, este sujeto -sindicado cabecilla de “Los Sicarios del Norte”- será a partir de la fecha el centro de una serie de diligencias para determinar su participación en diversos hechos delictivos ocurridos en Lambayeque.

Tras el pronunciamiento de la jueza Yolanda Gil Ludeña, del Sexto Juzgado de Investigación Preparatoria de Chiclayo, según ha informado el fiscal Juan Carrasco Millones, se trabajará por identificar cada uno de los casos de homicidios bajo la modalidad de sicariato en los que resultó involucrado el sindicado criminal, donde ya se cuenta – como es sabido públicamente – de indicios razonables de la participación de este sicario en muertes como el de la joven Yuri Pérez (con reserva de fallo), por orden de su ex pareja Belisario León Delgado, cuando aún –de acuerdo a las indagaciones policiales – integraba la red delictiva “La Gran Familia”.

A su vez, la Fiscalía estará abocada a identificar a cada uno de los agraviados por el delito de extorsión; así como recabar la documentación de cada uno de los hechos que son materia de la investigación por delitos contra la vida, el cuerpo y la salud; sicariato, asociación ilícita para delinquir, contra el patrimonio, extorsión y otros, conforme se desprende del denominado “patrullaje virtual” efectuado por los agentes en internet.

En estos 18 meses que “Coyote” permanecerá recluido en el penal de Chiclayo, la Fiscalía deberá citar a familiares y testigos de casos de homicidios por sicariato para que brinden detalles sobre el hecho que fueron víctimas.

Precisamente, para justificar la reclusión del sicario todo este tiempo, el fiscal Carrasco y el pool de fiscales que lo acompañan citarán a todas las personas cuyos nombres aparecen en las diversas agendas y manuscritos incautados al sindicado cabecilla de “Los Sicarios del Norte”.

Sumado a lo anterior, se justificaría el pedido de prisión preventiva por año y medio, toda vez que se debe proceder a la lectura de equipos telefónicos incautados en el domicilio de La Victoria donde fue capturado “Coyote”, así como solicitar el levantamiento del secreto de las comunicaciones de los teléfonos móviles que le fueron incautados, además del secreto bancario de este sujeto y sus familiares, y diligencias de investigación que surjan como resultado de las anteriores.

A todo ello, “Coyote” no podrá rehuir, a pesar de sus intentos por negar conocer a Román Ángel León Arévalo (a) “Viejo Paco”, mucho menos indicar que no es su voz la registrada en audios de las interceptaciones telefónicas, a su sola defensa que con sus estudios de  4° grado de secundaria es solo un simple tallador de madera-carpintería.

 

“RAFA” Y EL PRÓFUGO “GOKÚ”

Pese a su cerrada defensa de inocencia, los investigadores – por otro lado – también podrían toparse con una nueva línea de trabajo, y es que de acuerdo a la investigación seguida contra “Los Sicarios del Norte”, de ella se desprende que Rafael Guerrero Flores (a) “Rafa”, tenía encuentros con el prófugo de “La Gran Familia”, Juan Carlos Baldera Farroñán (a) “Gordo Gokú”.

Precisamente  en el documento de Requerimiento de Ampliación de Detención, uno de los integrantes del denominado “Clan Vásquez” conversa con “Rafa” y le pregunta si conocía a “Gordo Gokú”, recibiendo como respuesta que éste para todos los días por ahí, “por los Aguilares, del lavadero, tiene su empresa, siempre para por ahí porque se le para cruzando”.

Según las averiguaciones policiales, esto no solo confirma que los remanentes de “La Gran Familia” transitan por las calles a pesar de tener requisitorias vigentes.

No solo ello, información policial da cuenta que “Gordo Gokú” habría formado su flota de taxis de lavaderos de carros, empleando – aparentemente – como testaferros a sus propios familiares, sin haber dejado de lado su misión de extorsionar a los empresarios de este rubro.

Es más, se tiene información que a través de terceros, como solía hacer el propio “Coyote” – empleando teléfonos celulares buscan a la víctima y la ponen al habla con el prófugo, a fin de exigirle el pago de cupos para dejarlo libremente trabajar.

Aun cuando no se conocen denuncias policiales sobre ello, agentes de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio del Interior (DIGIMIN) han tomado conocimiento que efectivamente “Gordo Gokú” estaría operando junto a otros remanentes de “La Gran Familia”.

 

EL DATO

“Coyote” tenía vigentes dos órdenes de captura, la primera por el delito de Asociación Ilícita para Delinquir, solicitada por el 6° Juzgado de Investigación Preparatoria de Chiclayo y, la segunda, por el delito de homicidios calificado, por un Juzgado Penal de Chiclayo.

También te puede interesar...